Relato Salvaje

—Quiero que me aten con gruesas cadenas a la butaca, que me azoten sin piedad hasta que todo Santiago oiga mi ronco alarido de placer —exclamo provocativamente. Bezerra, un veterano de la noche y las …

leer mas