La violencia de Michael Haneke

Haneke

.

Michael Haneke (Múnich, 1942), es seguramente uno de los directores europeos contemporáneos que más controversia genera. Sus películas hacen un diagnóstico de la parálisis emocional y espiritual (tecnológicamente impuestas) propia de la sociedad contemporánea, un elemento a menudo ignorado o tratado superficialmente en el cine.

Su filmografía, teñida de un estilo sombrío y perturbador, trata los problemas propios de la sociedad moderna con un trasfondo filosófico presentado en un lenguaje cinematográfico extremadamente formal y sintético basado en planos largos y fijos y movimientos de la cámara lentos y contenidos, para contrastar el bombardeo de imágenes propio del contexto contemporáneo. Con un único objetivo: sacar al espectador de las cómodas convenciones cinematográficas y ubicándolo en una especie de encrucijadas en las que cualquier cosa es posible.

Haneke pone su objetivo en los rincones más desasosegados de la condición humana para buscar, de forma implacable, la incomodidad del espectador con la esperanza de provocarle reacciones vivas y emotivas que lo interroguen sobre su responsabilidad frente las escenas expuestas apelando, así, a cuestiones de orden social, político, histórico, cultural o moral.

En cada película, crea una forma fílmica específica y apropiada para hablar del hombre moderno, de sus miedos y su entorno, dejando siempre interrogantes abiertos que invitan al espectador a reflexionar sobre su propio contexto.

.

Es, sobretodo, en la representación de la violencia donde el cineasta innova. Sin exuberancia, la barbarie aparece a lo largo de la progresión dramática misma de cada una de sus películas (a menudo más sugerida que realmente mostrada), manifestada sin ser subrayada y, generalmente, nunca justificada. Lo que hace su puesta en escena aún más seca y brutal.

A menudo, la violencia forma parte de los personajes mismos y de las relaciones que establecen entre ellos. Es una violencia silenciosa que explota solamente en determinados puntos de la película, siempre en este intento de despertar a la sociedad contemporánea de su letargia emocional.

Existe un creciente número de modalidades con las que uno puede presentar la violencia, tantas que necesitamos replantear el concepto completo de violencia y sus orígenes.

.

Haneke utiliza una serie de temas recurrentes para la puesta en escena de esta violencia.

La introducción de una fuerza malévola en medio de la confortable vida burguesa, para mostrar como en situaciones extremas las reacciones más viscerales a menudo implican necesariamente una explosión de violencia.

Funny Games (1997 y 2007). Director i guionista.
funnygamesThriller sobre lo que realmente es la violencia: dolor e injuria en el otro.
Con un argumento terriblemente simple (una familia burguesa que está de vacaciones recibe la inesperada visita de 2 jóvenes yuppies profundamente perturbados que convierten sus vacaciones en una pesadilla), Haneke muestra ese terror injustificable dejando el motivo de los asesinos en un completo segundo plano.

.

Una actitud crítica contra los medios masivos (esa tecnologización de la sociedad contemporánea), que convierten la violencia audiovisual en el contexto diario de las actividades cotidianas. Y la explotación de la incomunicación propia en un mundo contemporáneo supuestamente hiper-comunicado.

Benny’s Video (1992). Director i guionista.
bennysvideoPelícula que colocó el nombre de Michael Haneke en el panorama europeo.
Un joven protagonista de clase media vive obsesionado con sus grabaciones de vídeo, que le sirven para observar el mundo sin necesidad de enfrentarse a él. Tras la grabación de brutales imágenes de la matanza de un cerdo que conjugan violencia y sexualidad, Benny es conducido a cometer un asesinato sólo para experimentar «qué se siente al matar a alguien».
La película constituye una de las más perturbadoras reflexiones cinematográficas sobre le papel que la televisión y el resto de medios de masas tienen en la desaparición de la consciencia y la emoción y su estrecha relación, en cambio, con la violencia y la alienación.

.

La obscenidad como ataque a la norma burguesa, que se expresa a través d ela sexualidad y la violencia, presentadas de un modo completamente opuesto al que lo hace la pornografía.

La pianiste (2001). Director i guionista.
HanekeLa protagonista es una profesora de piano que vive con la influencia sofocante de la madre, de la que huye regularmente explotando una sexualidad basada en un mórbido voyeurismo y unos impulsos de auto-mutilación masoquista, hasta que un joven la seduce.
Película del género obsceno que contiene un complejo comentario sobre el legado de la cultura clásica occidental, sobretodo por lo que se refiere a la idea de familia y a la política de género.

Si empezamos a explorar el concepto de familia en la sociedad occidental, no podemos evitar darnos cuenta que la familia es el origen de todos los conflictos. El cine ha tendido a ofrecer una respuesta a estos temas y a mandar a casa un espectador más bien reconfortado y calmado. Mi objetivo es incomodarlo y quitarle cualquier consuelo o satisfacción.

.

Enfrentarse a una de las películas de Michel Haneke resulta siempre un desafío a la resistencia psicológica y un pasaporte a los mecanismos de la angustia, la alienación y el vació moral del mundo contemporáneo.

Deja un comentario