« Bresson y las «intermitencias de lo real».

pickpocket4

Deja un comentario